CUIDADO JOYAS

La mayoría de nuestras joyas son de Plata de Ley 925, eso significa que su composición es plata en un 92.5%. También utilizamos materiales como el bronce, en cada joyita verás especificada su composición. 

Con el paso del tiempo o con el uso es posible que el brillo de la joya se vea disminuido. La pérdida de brillo o deslustre es un proceso natural que puede solucionarse sin problema lavándolo con productos especiales para Plata o usando nuestro paño especial para el cuidado de las joyas.

En relación a las piezas bañadas en oro tienes que tener especial precaución: así que te recomendamos quitarte cualquier joya antes de ir a dormir, ducharte o antes de realizar cualquier actividad física. La exposición a ciertos productos químicos o ambientes pueden comprometer la integridad de tus joyas: transpiración (sudor), perfumes/colonias, productos de limpieza, cloro, agua salada y abrillantadores de plata, etc.

Recuerda guardar tus joyas de manera separada, siempre lejos de cualquier exposición a la luz solar y de sitios cálidos. 

En las joyas chapadas en oro no garantizamos que el baño de oro de nuestros modelos dure para siempre. Las piezas bañadas en oro son, por defecto, más frágiles y susceptibles de perder el color con el paso del tiempo. La velocidad a la que este color va desapareciendo depende de múltiples factores como el uso de productos químicos en la piel, el nivel de sudoración corporal o incluso el nivel de PH de la piel de cada persona. Por este motivo, es especialmente importante tener un cuidado adecuado de tus joyas bañadas en oro.